<

TLCAN — Una breve historia (Parte II)


Posted on Share on:

Parte II: Hecho en América, pero con partes de todo el mundo

Ropa. Carros. Computadoras. Incluso cuando se fabrica algo en los Estados Unidos, el producto generalmente se compone de partes y piezas de todo el mundo. La industria automotriz estadounidense depende increíblemente de las importaciones, la mayoría provienen de Japón, China, Canadá, México y Alemania. Pero esta cadena de suministro transfronteriza ha ayudado a que la industria automotriz estadounidense sea competitiva con los fabricantes en Asia y Europa, que también tienen una combinación de productores de salarios bajos y altos.

Los Estados Unidos y México están indisolublemente entrelazados. Lo hemos estado incluso antes de la introducción del TLCAN. Las sequías recientes en el sector primario de los Estados Unidos han amenazado a muchas industrias, desde pescadores de langosta de Maine y granjeros porcinos del medio oeste, hasta la industria automotriz en California.

 

Parag Khana en su libro Connectography advierte: “La nueva carrera armamentista es conectar con la mayoría de los mercados, una carrera que China está ganando ahora; habiendo lanzado una ola de inversiones en infraestructura para unir a Eurasia en torno a sus nuevas rutas de la seda. Estados Unidos sólo puede recuperar terreno al fusionarse con sus vecinos en una Unión Supercontinental de América del Norte de recursos compartidos y prosperidad “. En otras palabras, nos levantaremos o caeremos juntos.

Un hecho innegable es que México y los Estados Unidos siempre serán vecinos debido a nuestra relación geográfica. De esa manera, la analogía estaría mejor representada por los lazos de familia. En la mayoría de los vecindarios, la gente va y viene, pero la familia siempre es familia. Antes del ascenso de China como potencia mundial, Estados Unidos era el único país que establecía las reglas. Ahora vemos una China más fuerte tratando de ganar influencia alrededor del mundo tirando de las cuerdas del comercio internacional.

El poder económico chino le ha dado al país la capacidad de interferir en la política interna de otras naciones, lo que hemos visto con la interferencia de China en el sistema político de Australia. Recientemente, el país se ha visto sacudido por la información que muestra que el Estado Chino ha estado activo tras bastidores para tratar de manipular el panorama político australiano. “Hay reclamos de donantes políticos vinculados a Pekín que compran acceso e influencia, universidades siendo cooptadas como ‘vehículos de propaganda’ y se desvían las investigaciones científicas financiadas por Australia para ayudar a la modernización del Ejército Popular de Liberación.” [Garnaut, J. (2018, Marzo 9) How China Interferes in Australia (Como China interfiere en Australia). Recuperado de ForeignAffairs.com]

 

Christian Carrillo, CEO de Atisa Industrial, lo pone en términos más prácticos. “Cuando el dinero entra a México, y México está en el TLCAN, ese dinero regresa a los Estados Unidos en la compra de otros bienes y otros productos. Esa es la belleza del TLCAN y la forma más tangible que se ve es que de cada dólar de bienes importados de México a Estados Unidos, cuarenta centavos por dólar se origina en materias primas provenientes de los Estados Unidos. Para ponerlo en perspectiva, ese mismo número para China es de siete centavos por dólar “.

Es por eso que los Estados Unidos, Canadá y México tienen el deber de actuar como un poder regional para proteger la libertad y la democracia alrededor del mundo. ‘América’ comienza en el Polo Norte y termina en el Cabo de Hornos. Hace mucho tiempo que estas tres naciones americanas van más allá de los argumentos políticamente motivados y aprenden a trabajar juntos en beneficio de todos los ciudadanos norteamericanos.

Most recent blogs

BACK TO BLOGS

CONTACT


info@atisa.com
USA 1 (855) 512 4368
MEX 01 (800) 262 2278

CONNECT


NEWSLETTER



© 2018 ATISA. All rights Reserved.